domingo, 30 de diciembre de 2012

Por la derecha, su novio Manolo Campos, mi tía , María Solano y mi padre
Mi tía María López
Era la mayor de las dos hermanas y la tercera de los siete hermanos, por detrás de mi padre y por encima del malogrado Juan Manuel. Según mi madre era muy guapa de joven, solía ser coqueta, muy aseada, se perfumaba y se ponía en la cara Maderas de Oriente de Mirurgia, para blanquearla que era la moda.
Con el tiempo llegó a ser la típica soltera que solía mimar en exceso a sus sobrinos, pero que por ellos era capaz de “comerse” a quienes le hicieran daño.

También la que más sentido del humor siempre ha tenido, la única de los hermanos que habitualmente contaba chistes y con gracia. Siempre tenía presente a su hermano Juan Manuel, que lo sacaba en las conversaciones con frecuencia, también a su padre, pero como modelo de hombre severo, extraño y distinto.
Era la guardiana de los recuerdos familiares: libros de mi abuelo, de los que aun conservo uno de Aritmética de 1902, regaló de ella, aquellos novelones con ilustraciones preciosas, que mi abuelo solía leerles después de la cena entorno a la mesa camilla, donde se agregaba algún vecino/a, los precisos de mi tío Juan Manuel (por estrenar) y de mi abuelo, con piedra y dislavón. Las fotografías de toda la familia en el campo de mi abuelo en El Rano, delante de la cueva y de algunos de mis ancestros: bisabuelo/a,abuelos, tíos de mis padres, que aunque ya muy deterioradas por el paso del tiempo conservo, gracias a la cesión de mi tía María Sánchez. Y el misterioso canasto hecho con las franjas de colores roja, amarilla y violeta oscuro, que tanto solían esconder y yo preguntaba por qué: que si era hecho por mi abuelo, que se podía romper... y era el miedo a que descubrieran que había sido hecho como homenaje a la República.
Su hermano Juan Manuel era un modelo perfecto para ella. Tenía pasión por él, cosa muy común en todos los hermanos. Un día desde la ventana del dormitorio de mis padres quise quitar una cuerda de pita, que estaba allí a modo de tendedero, pero muy deteriorada y me ordenó, con buenas maneras que lo dejase. Le pregunté por qué y me contestó que lo había puesto su hermano Juan Manuel. Mi tío murió en 1941 y esto sucedió sobre 1965.

Cuando entraron en Ubrique las tropas marroquies, que ayudaron al dictador Franco, la familia de mi abuelo se refugiaron en la cueva que hay en su finca del Rano, allí entraron más personas y entre ellas una señora que parió, cuando llevaban varios días mi tía y su amiga Pepa Caro, tomaron al bebé en su mantón y se dirigieron a Ubrique en busca del cura, para que lo bautizaran, lo hicieron volvieron al campo, al parecer a los hombres les disparaban (cosa que padeció mi padre) y a las mujeres no.
Mis abuelos, bisabuelos y sus hermanos y hermanas, junto a la cueva. Sobre 1915

Yo por ser el primero de los sobrinos (hubo otro de mi tío Miguel que murió pronto) era como un juguete para la familia, y sobre todo mi tía María me solía comprar con frecuencias aquellos caballos de cartón que vendía Antonio Arenas y pistolas de “mistos de crujir” de lata o calamina, que estaban más bien hechas.

Se enfadaba muchísimo cuándo mi madre me pegaba, normalmente por cualquier tontería. Cosas de la época, casi todos los mayores tenían licencia tácita para golpear a un niño, fuera familiar o no. Incluso cuando le decías a tu madre o padre (no en mi caso) que un mayor te había pegado, los había que decían algo habrás hecho y te daban más.
Eso era lo que más me molestaba del franquismo, había inculcado en la sociedad un modelo educativo militarista, cruel y carente de presunción de inocencia. A veces los castigos eran pagar el más débil frustraciones de mayores.
Los niños contábamos poco hasta que éramos adultos, mayores de 18 para unas cosas y 21 para otras. Las mujeres siguieron siendo “niñas” por muchos años más. Hasta la democracia.
En alguna ocasión mi tía fue a “rescatarme” en situación altamente comprometida para mis posaderas. ¡Y cuanto se lo agradecía!.
Siendo yo un adolescente estuve conociendo a una joven y después de un tiempo lo dejamos. Dos o tres años más tarde empecé a salir con otra y se lo conté. Semanas más tarde se la encuentra y sin pensárselo dos veces le dice: ¡Oye muchacha! ¿Tu eres la novia de mi sobrino?. Al contestarle afirmativamente, le espetó a boca jarro ¡Pues la otra era más guapa!.Después cuando la conoció tuvo una relación muy buena hasta su muerte.


A veces me llevaba a unos rezos que se hacían en San Antonio, yo procuraba estar allí sin hacer ruido. En alguna ocasión recuerdo de llevarme a misa. Y en noviembre me invitó varias veces a ver el Tenorio en el Bar Chisparra, que era como el salón de toda la parte alta de Ubrique, y recuerdo que bebía un té, cosa muy rara en el Ubrique de entonces.
Todos los medios días antes de ir al trabajo tenía que recoger de la casa de varios vecinos los desperdicios de la comida en el cubo de las cascaras, solía acompañarla y hablábamos de cosas, donde solía meter algunos de su buen humor

La recuerdo desde pequeño trabajando con mi tío Miguel y sus aparceros, después de unos años de noviazgo con Serafín iban a casarse y vivirían en la casa de una hermana de él, que se fue a Madrid.

Fueron algunas tardes las que la acompañé a la otra punta del pueblo a encalar la casa, para ir montando su hogar. Pero de pronto y sin avisar volvieron los madrileños, se quedaron sin vivienda, después del trabajo hecho.
Lo cual fue motivo de discusión entre ellos y terminaron cada cual en su casa.
También escuché, en esas conversaciones entre dientes que hacían los mayores para que los peques no nos enterásemos, que al parecer tuvo una “aventuriya” con un compañero de trabajo, o que su ex lo utilizó, o más bien se la inventó para justificar la ruptura. Nunca quise preguntar a mi tía por ello.

Lo cierto es que de todo esto terminó sin trabajo y sin novio. Y tomó la decisión de no casarse, repartió su ajuar entre la familia. A mi me tocó la tela de las enaguas de mesa-estufa azul marino, con la que me fabricaron un magnífico abrigo. En esos tiempos lo normal es que toda joven aprendiera a coser y bordar. Y tanto mi madre como mi tía Ana sabían coser.

Tomó la máquina de coser de mi abuela y empezó a coserle a Alfredo Ortega, que había dejado el taller de repujado y lo reconvirtió en fabrica de artículos de piel. Era una máquina Singer, grande, bastante antigua, pero que cosía muy bien hasta las pieles. Así mi tía se estuvo ganando la vida durante algunos años. A veces cuando le faltaba el trabajo le ayudó a su cuñado José Arenas, para hacer una enorme cantidad de luqueras (funda rectangulares, para guardar los cigarrillos, con una fornitura metálica). Todas de lagarto y cada cara de la funda era una pieza distinta con lo cual había montones de piezas.
Algún día me iba con ella a trabajar para dar pegamento y así sentirme mayor, ya que tenía ganas de dejar de ser niño, estaba muy harto de tantas humillaciones y mucho más cuando tenías un defecto físico como era mi caso.
Esto era objeto de mofa, tanto para niños como mayores. Había una crueldad ambiental tolerada y fomentada, para humillar al diferente.

A raíz del accidente de mi prima Eva, que siendo niña en una de las matanzas del cerdo que hacían semanalmente en la casa donde vivíamos en la Torre. En un descuido de todos metió la mano en la trituradora de carne y se llevó medio brazo. Fue tal el trauma que le causó a mi tía que desde entonces se negó a salir de la casa. Ya tenía mi tío Antonio televisor y como ella para dejar espacio para la carnicería, pasaron su dormitorio arriba. Se acomodó y ya no quería ni bajar a comer.
A consecuencia de ello, cada día tenía menos fuerza y cada vez más blanquecina y delgada, dependía más de los cuidados de mi tía María Sánchez, que tenía que atender la tienda, la casa con cuatro hijos, marido,cuñada y ella, que no le quedaría mucho tiempo para si.

De cuando en cuando en mi apretada vida social y laboral sacaba algún tiempo para estar con ella un rato, me contaba cosas de la familia, de la tele, algún chiste y yo solía reprenderle por no salir y como consecuencia su deterioro.

No quiso ni siquiera ir a los entierros de familiares, como mi padre, o ver mi casa, aun ofreciéndome para llevarla en mi coche: que más adelante cuando haga menos calor, que cuando haga más sol...

Un día me llaman una de mis primas para decirme que tía María se había caído de la cama y como consecuencia se rompió la cadera y que los médicos no querían operarla, porque la veían muy débil y creían que no saldría viva del quirógrafo.
Pocas horas después estaba muerta. Cuando entré al hospital a donde estaba metida en la caja me acerqué a verla y el cristal estaba pañoso, le dí con el dedo para limpiarlo, para verla, mi prima Eva me dijo que lo dejara que le había pedido que no le vieran la cara. Y eso hice respetuosamente.

Manilva 30 del 12 del 2012

miércoles, 12 de diciembre de 2012

En la Viña. Acrílico sobre DM- 80 x 60 cm.
            


"Grazalema", acuarela sobre papel Gvarro, 30 x 40 cm.


"Grazalema al atardecer, imvierno", 61 x 38 cm. Acrílico sobre Nylon








"Grazalema desde arriba", 61 x 38 cm. Acrílico sobre Nylon


"Ventana de Grazalema", 22 x 16 cm., Óleo sobre DM


"5 lugares de España", óleos de 20 x 20 cm. en DM
 Ultimos cuadros salido de la "factoría López and Salas", con motivo de la exposición colectiva en Grazalema para el dia 22 de Diciembre, hasta el final de Enero del 2013

martes, 6 de noviembre de 2012



El Bar Chisparra o la televisión en Ubrique.
De izda. a dcha. y de arriba a abajo.Olmedo y Ventura debajo Manolo Fernández y Erminia Vecina, Critobal OlmedoRivera, joven desconocido para mi y Angel Rios. Por debajo de Manolo, estoy yo, debajo mi hermano Federico y debajo de él Diego Sánchez Temblador, a su altura María Bohorquez Pérez, fumando Juan Moreno Machuca y Antonioo Carrillo con el niño Antonio Román Marquez
Hablar de la televisión en Ubrique es hablar de dicho bar. Este bar tuvo un emplazamiento anterior, dos puertas más arriba del Callejón del Santo, que además de ser la casa de sus dueños, tenía una forma de ele, que daba también a dicho callejón. Donde Antonio Carrillo, que era el propietario, tenía una carbonería, que hasta entonces había sido su medio de vida. Tenía un par de mulos, acarreaba carbón y luego lo vendía su mujer en esa parte final de la casa.
Este hombre era una persona bastante culta en su tiempo, ya cuando tenía el bar solía hacer el crucigrama del ABC todos los días y daba gusto escucharlo hablar de temas que normalmente estaba bien informado.
Cuando llegó la televisión a Ubrique uno de los primeros que la instaló fue D. Norberto Aparicio, un fabricante de artículos de piel, que tenía un gran prestigio en el mercado nacional.
Vivía este señor en la calle Real y en el mismo edificio tenía su casa, como Ubrique está en un valle, las ondas “nos pasaban por arriba”, por esto había que buscar altura para instalar una antena, que en los comienzos, eran todas individuales.
Primero fue Aparicio quien instaló su antena, exactamente un cable desde su casa hasta la cruz del tajo, dicho tajo puede tener unos 90 mt. desde la base y otro 70 mt. de desnivel hasta la casa, más la distancia, por encima de los tejados. Bien podía tener unos 250 mt. de longitud, y así ya podían ver la televisión.
Antonio con el pequeño bar primigenio, no le iría mal cuando se metió en comprar un local frente al San Antonio, antes había estado allí la fabrica de Chaves. Más adelante se hizo su vivienda encima.
Al comienzo lo alternó durante un tiempo con Juan Benítez, barbero procedente del Bosque, que se trasladó aquí con toda su familia, allí en un espacio puso su sillón y su espejo y la gente entraba tanto a tomar un vino como a pelarse.
Allí he visto también a Antonio tomar unos alicates y en el sillón del barbero sacarle una muela a un hombre que estaba desesperado. Esa era lo odontología de la España de Franco en los 60, sobre todo en pueblos. Que también es para dedicarle en artículillo.

Estos eran tiempos de cambio acelerados de progreso de una España agraria y muy retrasada a algo más moderno, por tanto el carbón estaba en desuso, cada vez más, comenzaba el infernillo de petroleo o mineral, que también trataré su historia en otra ocasión.
Antonio que era una persona con visión comercial, instaló su televisión en el bar, de los primeros aparatos que hubo en el pueblo. También tuvo que instalar la antena en la Cruz del Tajo, Le cogía un poco más cerca que a D. Norberto
Como era una novedad y tenía un poder de atracción impresionante, el bar se le llenaba de niños, muchas veces hijos de los clientes habituales o vecinos y otras veces de lugares bastantes distantes. Ante esto Antonio se puso en la puerta y a todo niño que no consumía le pedía una peseta y los ponía debajo del televisor que estaba en alto. Y así todos contentos.

De esta manera pudimos ver los resúmenes de los partidos de fútbol que se ponían los lunes por la tarde, corridas de toros, series como Bonanza, El hombre de Cipol, concursos como Gane Ud. su viaje, que conocimos a un tal señor Castaño, que lo sabía todo de Hamburgo, Los primeros estudios 1 que ponían en pleno Franquismo obras bastante avanzadas en su tiempo, de autores que años después pasaron a ser malditos par el régimen. Hasta el Tenorio lo vi con mi tía María López.
También fue uno de los primeros bares que tenia nevera y en verano le fui más de una vez a comprar un bloque de hielo a la fabrica de Nicolás Moreno.
Todo esto no hubiera sido tal vez una realidad, sin la colaboración de Antonia Gago, su esposa que era la parte menos visible, pero siempre ha estado en plano de igualdad en el trabajo con su esposo.
¿Y por qué Chisparra?. Cuando abrió el bar, al comienzo, no tenía un nombre, y un día comentando el tema entre varios clientes, entre ellos mi padre, Juan Medinilla Pacheco le propuso, a la vista de un resto de residuos de carbón que estaba en un rincón -que se vendía especialmente para prender tanto la hornilla como el brasero, y se le conocía en Ubrique como chisparra, por la cantidad de chispas que salían cuando prendía el fuego- ¿Por qué no le pones Chisparra?

miércoles, 3 de octubre de 2012

Visita a Madrid y sus pintores

Hemos hecho un viaje a Madrid de cuatro días, mi santa esposa y yo, sobre todo para ver pintura del siglo XIX española, que es una de las que más me gustan. Estos viajes los venimos haciendo cada cierto tiempo, a veces acompañados de amigos. Bien siempre, pero esta vez nos han ocurrido tres hechos que nos han agradado bastante a ambos.

1º En primer lugar nos fuimos al Casón del Buen Retiro y como no se veía movimiento de personas siendo poco antes de las diez, estaba leyendo unos letreritos con los distintos departamentos, cuando llega una señora y le pregunta a mi esposa ¿Qué buscáis?. Le expliqué que después de haber ampliado el Prado, como habían dicho que sería para albergar los pintores del siglo XIX, y una vez terminadas las obras no había escuchado nada más. ¿Dónde podemos ver dichos pintores? Nos estuvo explicando la señora, muy amablemente, que podíamos encontrar algunos en el Prado desde la sala 75 en adelante, aunque el Casón tenía para llenar el Prado y nos mostró otro edificio al lado izquierdo, de arquitectura de los austrias, precioso y enorme, pero lo de la crisis...
Nos comento que se lo diría a su compañero que llevaba los pintores del XIX, que le daría mucha alegría que hubiera gente interesada y que viniera a verlos. Nos dijo: por cierto ¿Tenéis entradas?
Pues no, porque no sabíamos si estarían allí o aquí. Nos hizo pasar y le ordenó a otra señora que estaba tras un mostrador que le dijera a los del Prado que nos hicieran con nuestro nombre un pase especial para visitar el museo. Con lo cual nos evitamos hacer colas ya que pagar por estar jubilado y mi esposa en paro, tampoco hubiéramos pagado.
Hicimos la visita, había varias salas con Fortunys, Madrazos (padre e hijo)Beruete, Sorollas, etc.
Pasamos también por unas salas dedicada a la pintura de época, donde nos encontramos una buena colección de “cuadrazos”por la grande y por lo bien pintados. Hubo una época que quien quisiera ganar la medalla de oro de las Bellas Artes, tenía que pintar esos temas y esos tamaños, sino no tenía nada que hacer.
Algo parecido a lo que ocurre ahora con los tamaños en los concursos, cuando vimos colgados algunos cuadros de Fortuny, considerados obras maestras, que son bastante pequeños. Cosas de los jurados.
Luego un repaso a los Velázquez, los Ticianos, los Rubens y más tiempo con Goya, después de verlos muchas veces aun me siguen impresionando sus pinturas negras y sus escenas de guerra.

Salida sobre las dos y bocata de calamares frente a Atocha, que me encantaban, ahora le han metido un pan más pequeño y más malo y bastante más caro.
En el Reina Sofía. Se han apuntado también al tema de la guerra y tenían una sobre este tema donde la colección estaba toda dispersa, resultaba incomoda la visita, también porque había zonas cortadas el paso y me ocurrió que le pregunté en una ocasión para salir de donde estábamos a una señora de los funcionarios y reconoció que no sabía por donde guiarme. En fin hubo cosas interesantes, muchos videos, muchas pancartas y montajes muy aburridos, prefiero la colección.

También en el Circulo de Bellas Artes se apuntaron a la Guerra (joder que obsesión), esa me gustó, había una gran parte de la batalla del Ebro y del frente de Jaca, donde casualmente hubo varios ubriqueños, entre ellos mi padre y mi suegro. Ahí había documentos fotográficos a miles y algunos de esas fotos venían también ya publicadas en los periódicos. Muchos videos y documentos manuscritos, desde generales hasta poetas como Lorca o Hernández. Y muchas crónicas de corresponsales extranjeros, entre ellos Hernes Heminguay

Subimos a la terraza y desde allí se ven unas panorámicas de una parte Madrid que que vale la pena.
Por fin pasamos a ver la colección de su concurso de pintura que viene sucediendo desde hace años. Allí había de todo, no había un criterio determinado para la colección, sino premiar cuadros que a juicio del jurado podían prometer sus autores. En algunos han acertado en otros no me gustaría verlos colgados en mi casa todos los días. ¡Será que aun no estoy preparado!, pues vale, será.

Hemos visto por primera vez por dentro el templo de Nebod y me ha gustado bastante, hay piezas de edificios egipcios y varias maquetas que te aclaran algunas cuestiones de aquella civilización tan extraordinaria en tantas cosas.

Cerca de allí a la misma altura de la calle, en la acera contraria se encuentra el Museo de Cerralbo, que lo había escuchado que existía, pero aun no lo había visto. Llegamos y nos encontramos con un palacete lleno literalmente de cuadros, porcelanas, muebles, relojes, techos pintados por artistas magníficos y una extensa colección de armas y fotografías de la familia Cerralbo. Una Gozada a 100 metros de la Plaza de España.

2º Dejamos para el último día el Museo de Sorolla, queríamos verlo de nuevo porque ya nos dejó una buena impresión cuando fuimos antes del arreglo. Había una exposición dedicada especialmente a su señora, Clotilde que además era su modelo y musa. Con algunos cuadros jamas expuestos, me los hubiera llevado todos a mi casa.

Cuando llegamos pregunté si había entrada reducida o gratis para los jubilados, y me preguntó la señora que si estaba jubilado, le dije que por culpa de la crisis y los chinos. Extrañada me dijo que ¿como era eso?, les explique a todas(eran varias, que se unieron) que en Ubrique se llevaron la producción algunas grandes marcas de la moda a China y que llegaba antes las copias que el pedido. Y en eso me tuve que jubilar por no encontrar trabajo. Total que estuvimos un poco comentando la actualidad pésima del trabajo y se creó una corriente de simpatía mutua.
Durante la visita mi esposa que ya está muy acostumbrada, va por delante y me va esperando de tramo en tramo. Yo miro y remiro los detalles, las pinceladas, me acerco y me alejo para ver los efectos, no me pierdo detalles, en fin que aburro a los acompañantes de tiempo que le dedico. Además podía sacar fotos sin flash.
Al pasar a la segunda sala le pregunto a la vigilante ¿Ese banco forma parte del mobiliario, o es para sentarse? Es parte del mobiliario, me contestó. Me volví a la sala primera para ver nos se que y cuando vuelvo veo a mi esposa sentada en la silla de la vigilante y hablando con ella, entonces le dí las gracias por haber cedido su trono a mi señora. ¡Ha! ¿Pero sois esposos? Desde hace muchísimos años señora, contesté.
Le estaba diciendo que conocía las costa de Cádiz y la del Sol, Ubrique, sierra de Grazalema, etc.
pasamos un buen rato comentando cosas y lugares que conocíamos ambos. Al final le pregunté su nombre (Lucía Ocaña) y le dije de broma, que era para poner una queja de ella en el libro de reclamaciones.
Nos despedimos dejandoles una tarjeta para el próximo verano que vendrán por la Costa del Sol, que nos veríamos para pasar unas horas juntos y enseñarles lugares que no conozcan.
Cuando llegamos a la salida había alquilado una guía impresa, que dejas dos euros de fianza y luego a la entrega te los devuelven. Me preguntaron que tal la visita, si nos había gustado y yo les pedí el libro de reclamaciones, diciendo que se iban a enterar. ¿Qué ha pasado? Me preguntaron con sorpresa y les dije que cuando me hacen algo incorrecto suelo dejar una queja y cuando me tratan bien dejo una felicitaciónes.
Aprovecharon para que también dijeran algo de ellas, les dije que por supuesto todos habían contribuido a crear un buen ambiente para disfrutar más aun de la visita. Y escribí lo que pensaba del buen trato, no el correcto, sino una algo muy por encima de lo habitual en los museos, que suele ser muy correcto. Y una queja para Sorolla.
Por la noche cuando veníamos saliendo de Madrid, me llaman por teléfono y era la vigilante para agradecerme las felicitación que había dejado escrita.
Esto era el día 20, el 21 ya me habían mandado desde el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte un escrito agradeciéndolo (?).
Esto contrasta mucho cuando le escribí a los dos Ministros del Trabajo de Zp, para decirle la miseria que me quedaba de pensión, después de los años cotizados y ninguno se dignó a contestar, pese ha haberlos escuchado decir a ambos que los más perjudicados eran los que se jubilaban
anticipadamente.

El Museo de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, en la calle Alcalá sigue cerrada su segunda planta, llevo bastantes años queriéndola ver, porque hay allí un cuadro de un pintor venezolano, del que tenemos otro.
En la primera hay varios cuadros de Goya y el edificio es magnífico, de todas maneras no teníamos mucho empeño.

Y 3º. Cuando volvimos del Sorolla (por cierto la única vez que nos subimos en un medio de transporte, para ver Madrid bien, hay que patearlo), nos bajamos a la altura del Prado para pasar por el restaurante que el dueño fue protagonista días después en la manifestación del 25-S, pero esta vez no entramos porque había, mucho de paella congelada, y como casi siempre mucha gente, seguimos en dirección a Atocha, y un poco más abajo han hecho de unas callejas, una plazoleta al borde del Paseo del Prado y que tiene unas cuantas que van desde allí hasta la zona alta de Madrid, Sol, Plaza Mayor, Plaza del Carmen,etc. 
Es una zona que están dejándola preciosa, hemos estado por allí años atrás y ha dado un cambio muy positivo.
Hay dos calles paralelas una Huertas y la otra Santa María.. Si sube por esta última en la segunda manzana, en la segunda esquina verá el Convento de las Trinitarias, dobla a la izquierda una pequeña calle (San José) y se encontrará en la esquina de enfrente BAR CHOCOLAT (C/ Santa María 30)
Entren allí y comerán magníficamente, ¡son para estrellas Michelín!, varios platos para elegir, primero y segundo, bebida, postres (que los hacen deliciosos) y café por 9,95€.Es un bar restaurante pequeño y muy limpio, todo nuevo y ordenado, unos servicios limpios.
Alfonso el camarero, un tipo simpático, servicial  y apañao, el cocinero joven pero muy bueno, con pinta de limpio y otro joven que estaba en la calle repartiendo publicidad, esto es muy habitual desde hace años en Madrid.
Me gustó tanto que le pedí permiso para incluirlo en esta croniquilla de nuestro viaje para quien le pueda servir, además le prometí que el próximo también nos pasaríamos por allí. Quedamos encantados, no se si se me nota. Espero que tenga suerte y pasen por allí muchas clientes, creo que se lo merecen.

Hechos como estos en los libros de autoayuda se les llama el poder de atracción (tú atraes lo que tú irradias) pero esto sería tema de otro trabajillo.

jueves, 9 de agosto de 2012

En memoria de Aniceto González López.
Durante una entrevista que le hice en Radio Ubrique, que por razones de legalidad no se pudo emitir



Quiero escribir estas lineas en homenaje a una persona querida y respetada por mí y por bastante personas que lo conocieron.
Cuando era jovencito estábamos bailando en el Jardín, aquellos bailes que organizaba el ayuntamiento, los fines de semana del verano, normalmente actuaban los Briquens, grupo local surgido al abrigo de The Beatles, Brincos y un largo etc. de grupos españoles y extranjeros.
Y había allí una pareja algo más mayor que los que solíamos asistir, bailando muy juntitos y bien acompasados, que me llamó la atención. Le pregunté a la amiga con la que bailaba ¿Quiénes serán esa pareja? Y me dijo que eran unos vecinos suyos, que él se llamaba Aniceto y ella Aurora, que había venido él de Alemania y ahí quedó la cosa.
Tiempo después me lo encontré de portero y acomodador en el cine Capitol, que había que tener valor, dado como solían comportarse algunos desalmados, más bien maleducados que solían dar la nota, casi siempre.
Era persona seria en cuanto hacer su trabajo y esto le acarreó seguramente algún enfrentamiento, que solía resolver dándose a respetar en su trabajo y que los demás pudiésemos ver y oír la película, que no era poco, sobre todo con la hornada que eran 4 ó 5 años más pequeños de mi generación.

Cuando yo era presidente del Sindicato de la Piel, salió de representante de los trabajadores de CIMA y ahí comencé a conocerlo mejor, luego nos seguimos encontrando en la USO, era persona comprometida con sus compañeros y con las condiciones de vida de los trabajadores de la piel, teniendo las cosas claras y no dejándose llevar.
Ahí también adquirió el compromiso con el grupo que dedicamos a crear la cooperativa de consumo UNIFICACION, con la peseta del convenio de la Piel
Antes también estuvo de directivo en el Ubrique Industrial, en la etapa de Francisco Cristobal de presidente, cuando se hizo el campo nuevo y llevaron a cabo una gran labor de captación de dinero, entre otras cosas rifando Seat 600, y así se consiguió el campo de fútbol Antonio Barbadillo, que presidía la Diputación y también ayudo bastante.
Pero los directivos además de no cobrar, tener que costarle tiempo y a veces dinero, también habían de vender las papeletas y no eran pocas para hacer rentable las rifas, pero más de un ubriqueño se vio con un coche en la puerta de su casa.
Cuando las primeras elecciones municipales Aniceto estaba en la Agrupación de Trabajadores Independientes (ATI) y yo también, él al principio, por su compromiso con la cooperativa, no estuvo en primer plano de la política. Pero hubo que renovar dos concejales y entró él, ya fuera de la junta directiva de UNIFICACION.
Le dieron la concejalía de cementerio y creo que parques y jardines, que casi funcionaba por si sola. Pero en cementerio necesitaba un dinero para ponerlo en condiciones mejores ya que estábamos inmersos en una crisis económica, que la arrastrábamos desde hacia 8 años. Entonces él en vez de dejar el dinero para cultura igual, que todos los de la ATI, pues lo dejaba para el cementerio.
Francisco Cristobal en una entrevista que le hice para Radio Ubrique, resaltó el compromiso serio y perseverante de Aniceto en lo que se comprometía, y él lo conoció bien.
En el 1992 ya en otra situación, él estaba de presidente de la cooperativa y me llamaron para que yo fuera la persona de confianza, que estuviera al frente de la marcha diaria y diera la cara ante cualquier contingencia, porque todos los directivos estaban en sus trabajos habituales. Acepté por seis meses y después de ese tiempo, viendo el comportamiento de algunos directivos y trabajadores, me vine, no sin tener una explicación para los directivos que sí me habían apoyado.
Tiempo después de vender la segunda planta al Ayuntamiento por 25 millones de pesetas, ingresó el dinero en la cooperativa y dimitió de su cargo. No duró mucho el dinero, cuando poco tiempo después cesó en su actividad UNIFICACION.
Políticamente desde primera hora era andalucista, tal vez como a mí, le gustaron los planes de ese partido cuando era Partido Socialista de Andalucía (PSA), luego vino la imposición del PSOE para que fuera el PA, luego se divorcia Pacheco y crea otro PSA. Más tarde se unen de nuevo y otra vez PA. 
Esta desgracia del andalucismo de tener unos planes muy buenos y unos dirigentes muy personalistas, que ponían por encima sus criterios o ruptura. Le llevó a una situación que  los votantes nos desconcertó y desilucionó. Aniceto se desentendió de ellos y se dedicó a estar en su casa con su esposa, su familia y salir a pocas cosas públicas.

Por lo que he conocido de él era de esas personas generosas, de los imprescindibles que hacen que las cosas funcionen, sin cobrar. Humilde que reconocía sin vergüenza, su falta de conocimientos en determinadas materias y por esto buscaba a los que él sabía que podían ayudarle. Extremadamente honesto y sincero de esa hornada de políticos y sindicalistas de la transición que lo daban todo a cambio de nada, ¡a veces ni el reconocimiento!. Teniendo que poner dinero encima en no pocos ocasiones.
Y que hoy yo, en los momentos que vivimos hecho tanto en falta.

miércoles, 25 de julio de 2012

Manuel Coronil Merino- Cuadros con historia

MANUEL CORONIL MERINO

CUADROS CON HISTORIA.

El Pueblo de Ubrique representa desde hace más de 150 años, de forma
continuada y desde la época de los romanos, en el siglo III d.C., el centro por
antonomasia en la fabricación de artículos de piel.
La piel es el pilar de la economía de Ubrique, siendo además una verdadera
cultura que comienza en la noche de los tiempos y llega hasta nuestros días.
En este hábitat de CAL, SAL y AGUA, todas necesarias para la curtición, nació
y aprendió, junto a sus padres, D. Manuel Coronil Merino.
D. Manuel Coronil Merino nace el 17 de abril de 1942. Es hijo de D. Manuel
Coronil Aragón y de Dña. Carmen Merino Corrales. Su padre, reconocido
empresario del pueblo de Ubrique, quién inició su aprendizaje en la
manufacturación de la piel en el ano 1922 en el taller de su tío-abuelo, D. José
Aragón Holgado y constituyó y dirigió la sociedad Manufacturas CIMA hasta
su fallecimiento en 1971, le transmitió el amor por el pueblo de Ubrique y la
industria de la Piel.
En una primera fase, D. Manuel Coronil Merino cursa sus estudios en el
Colegio Sagrado Corazón de María y en la Escuela Nacional de de Don
Fernando Gavilán.. En el año 1952 aprueba el exámen de ingreso de
Bachillerato en el Instituto Padre Coloma de Jerez de la Frontera con la
calificación de sobresaliente.
Desde 1952 a 1959, cursó sus estudios de Bachillerato Superior en el Real
Colegio de Alfonso XII de San Lorenzo de El Escorial.
Posteriormente, entre 1960 y 1961, D. Manuel Coronil Merino emprende viaje
a el Reino Unido, donde cursa estudios de Inglés, comercio y mercado exterior
en el Colegio Stroud Court (Oxford). Obtiene el grado de Lower Certificate por
la Universidad de Cambridge. Su carácter emprendedor, le hace aprovechar
su estancia en Inglaterra para vender artículos de piel de la fábrica de su padre
a compañías tan importantes como Austin Reed y Liberty.
Entre 1962 y 1964, acude a la Universidad de Granada, en la que obtiene el
título de Graduado Social. (Hoy, Licenciatura de Ciencias del Trabajo ) Los
estudios los compatibiliza con el trabajo.
Como parte de ese proceso formativo, con alta influencia internacional, en 1965
viaja a Alemania, donde trabaja en la industria de Artículos de Piel Nikolaus
Hess en Offembach am Main. Tras esta experiencia regresa a España, con el
fin de comenzar su trabajo en la empresa familiar, en la que asume el cargo de
Director de Ventas Internacional.
Como consecuencia de su gestión la compañía expande su cartera de clientes
en mercados europeos y americanos. Todo ello ocurre en una situación de alta
complejidad, ya que por aquel entonces los productos españoles encuentran
difícil aceptación en el exterior.
Además, aprovechando sus conocimientos adquiridos en Alemania, se hace
responsable del diseño y fabricación de carteras de documentos y de viaje,
productos estos que nunca se había fabricado en Ubrique. Con el éxito de
demanda de esta nueva línea de productos, la empresa necesita crecer en
estructuras. Es por lo que se construye un edificio de nueva planta de 600 m2,
y se crean 35 puestos de trabajos adicionales, que se vienen a sumar a los 80
ya existente.
1
En 1968, debido al crecimiento de las ventas en el mercado exterior y la
incorporación de los nuevos productos, decide junto a su padre la construcción
de un nuevo edificio que pudiese satisfacer las necesidades de entonces y las
futuras. El edificio en cuestión de 3.500m2, representa la renovación en todas
las instalaciones de Seguridad e Higiene propias de una empresa moderna y
lejos de las habituales, que se daban en el sector de la piel.
Durante el año 1970 se termina y ocupa el citado edificio, el cual viene a
representar un hito en todo lo referente a higiene, modernidad, operatividad,
condiciones para los trabajadores, etc. Todo ello representa para D. Manuel
Coronil Merino una gran preocupación durante toda su carrera profesional.
Es efectivamente ese año, cuando por motivos de la enfermedad cardiaca de
su padre, tiene que hacerse responsable de la compañía MANUFACTURAS
CIMA. Ello le lleva a comenzar con la renovación y la modernización de la
misma, representando el inicio de la gran transformación social, con técnica y
comercial del sector de la piel en la localidad de Ubrique.
En 1971 acomete con otros empresarios la creación de una Feria Monográfica
que aglutine a todo el sector de la piel, naciendo la gran manifestación ferial
de IBERPIEL. Durante 10 años desarrollo con gran entusiasmo el cargo de
Vicepresidente.
El 30 de junio de ese mismo año, 1971, fallece a la edad de 59 años su padre
D. Manuel Coronil Aragón. Tan luctuoso hecho supone una gran pérdida no
sólo para Manufacturas Cima, sino para toso el mundo de la piel. El pueblo de
Ubrique homenajeó a D. Manuel Coronil Aragón dándole su nombre a una calle
próxima a la fábrica, en la que nunca llego a estar.
La situación económica de la empresa a la muerte de D. Manuel Coronil
Aragón, era de gran dificultad debido fundamentalmente a la gran inversión
realizada, en la nueva fábrica. Parte de esta inversión se hizo con créditos
industriales por un importe de 25 millones de pesetas.
La muerte de su padre ocasionó una situación muy delicada ante las
Instituciones Financieras, los trabajadores y la Testamentaría del finado.
En aquellos momentos, la empresa daba ocupación a 110 trabajadores, a los
que pagar sus nóminas y la seguridad social. La situación era tan complicada,
que llegó a cortar la luz eléctrica, el teléfono y los suministros de materias
primas.A pesar de todas estas adversas circunstancias, y a pesar de su gran
juventud, D. Manuel Coronil Merino afrontó la situación con la vocación del
gran empresario, el cual pone su mayor sacrificio, empeño y saber en sacar
a la empresa hacia adelante. Para encarar tan compleja situación financiera,
hipotecó bienes que le habían correspondido en la Testamentaría de su padre,
a fin de dotar a la sociedad de los recursos necesarios y hacer frente a tal
situación.
A pesar de la desconfianza que su juventud genera en entidades financieras
y en el pueblo en general, D. Manuel Coronil Merino consigue no sólo sacar la
empresa adelante, sino desarrollar nuevos proyectos. Todo ello en un entorno
socio-económico de gran complejidad, debido a la crisis del pretróleo y a los
conflictos sociales de los últimos anos del franquismo. En este periodo se
produjo un gran deterioro en el sector, en el que se cierran muchas empresas
en España y en el extranjero, alcanzándose niveles de paro no conocidos en
2
décadas anteriores.
Además de su labor empresarial, D. Manuel Coronil Merino, desempeña una
labor social de gran calado. Por ejemplo, siendo presidente de la Asociación de
Padres de Alumnos del Colegio Sagrado Corazón, consigue parte de un solar
propiedad del Arzobispado de Sevilla, del que es Cardenal el Excmo. Y Rvdo.
D. José María Bueno Monreal. Ese suelo se destina a la construcción de un
nuevo edificio para el colegio citado. La construcción se lleva a cabo mediante
la subvención del Ministerio de Educación y Ciencia, que D. Manuel Coronil
Merino solicitó previamente. Ello permitió a Ubrique tener un colegio con
unas condiciones mucho mejores que las que tuvieron los niños de anteriores
generaciones.
Entre 1975 y 1980, la coyuntura internacional y la transición política española
represento un periodo de especial dureza, en el mantenimiento de los 110
puestos de trabajo era un gran logro de gran importancia. Manuel Coronil
nunca dejó de cotizar, ingresar y declarar todas las cuotas de los trabajadores
a la Seguridad Social, así como a la Hacienda Pública.
Llama la atención el Libro de Visitas de la inspección Nacional de Trabajo en
el que no aparece en ninguna de sus diligencias una sola sanción y si por el
contrario diligencias aprobatorias de todo lo inspeccionado.
La permanente estrategia por internacionalizar la empresa, le hace apostar por
los mejores procesos de fabricación y controles de calidad. Una de las primeras
consecuencias derivadas de estas mejoras es la elevación del nivel de calidad,
esta circunstancia hace posible contrato de fabricación con una emblemática
marca de alta costura y de la moda, como es la casa BALENCIAGA.
También merece especial atención la constitución al 50% con la compañía
LOEWE, de la empresa ubicada en Ubrique , INDUSTRIA MARROQUINERA
ESPORTADORA, S.A. que llevó consigo la creación de 25 nuevos puestos de
trabajo. La llegada de LOEWE de la mano de Don Manuel Coronil Merino, y de
otros grandes marcas posteriores, marcó, UN ANTES Y UN DESPUES, en el
desarrollo y conocimiento de la marroquinería ubriqueña en el Mundo.
Manuel Coronil no duda en invertir en el futuro, por lo que aprueba cursos
formativos de patronista, métodos de tiempo y diseño. Estas inversiones
proporcionan gran difusión a los productos de CIMA, que adquieren gran
demanda en el mercado doméstico e internacional. Consecuencia de este
nuevo impulso empresarial es la creación en el año 1982 de más de 25 nuevos
puestos de trabajo, llegando la plantilla a alcanzar 135 empleados.
Independientemente de su profunda vocación empresarial, no deja de atender
sus obligaciones de hombre comprometido con el futuro de su tierra y de su
país, y por ello asume primero en la Organización Sindical y después desde
las Asociaciones Independientes, la presidencia de los empresarios, desde
donde practicó siempre una política sincera de acercamiento y diálogo con los
sindicatos. Todo ello a pesar de las fuertes tensiones propias de la transición
española.
En enero de 1976, fue elegido Vicepresidente de la Cámara de Comercio,
Industria y Navegación de Cádiz por el sector Textil, Calzado y Piel. Durante
su mandato acercó La Cámara a la comarca de la Sierra de Cádiz, algo que no
había acontecido hasta entonces.
3
En 1976, fue requerido por los Excmo.. Sres. D. Manuel Clavero Arévalo y
D. Fernando Portillo Scharfaussen, para participar en un proyecto político
necesario para poder afrontar la necesaria reconciliación de todos los
españoles. Por ello, no dudó atender la llamada de tan significativo personaje
de gran altura de mira y gran sentido democrático, formado parte como
militante fundacional del PARTIDO SOCIAL LIBERAL ANDALUZ, fusionándose
en CENTRO DEMOCRÁTICO, desde donde participo en las primeras
Elecciones Locales en 1979 siendo elegido concejal, puesto que ocupó por
espacio de un año ya que su función para la que fue llamado, entendió había
terminado, volviendo a ocupar intensamente la totalidad del tiempo en el
mundo de la empresa y la creación de empleo.
En abril de 1989 le fue concedida la MEDALLA DEL MUNICIPIO DE
UBRIQUE, en reconocimiento a su importante contribución en la consecución y
profundización de la democracia y los derechos humanos.
Manuel Coronil Merino continuó acometiendo nuevos proyectos industriales,
rechazando otros más especulativos por los que nunca manifestó gran interés
sin embargo, llego el gran momento de traer hasta Ubrique , a una de las
marcas de más prestigio, la Casa CHRISTIAN DIOR. Ese año, su continuo
afán de mejoras operativas, de calidad del producto y de internacionalización
de su marca tuvo la gran recompensa de adquirir a la casa Christian Dior en su
portfolio de clientes. La Casa Dior firmó en 1985 un contrato con CIMA para la
fabricación de sus diseños.
Independientemente de lo anterior, la venta de sus productos, hizo realidad
unos de mayores objetivos, alcanzar 250 puestos de trabajo y una cifra de
exportación de 800 millones de pesetas.. Tras muchos años de gran sacrificio
y constante trabajo, en 1986 recibe el reconocimiento del Ministerio de
Economía y Hacienda, que le concede en virtud de Orden Ministerial de 25 de
abril de 1986 el título de Carta de Exportador Individual, en base a los éxitos
conseguidos en la exportación de sus productos.
El año 1986 fue un año de gran convulsión social, caracterizado por una
gran Huelga General derivada de la precaria situación del empleo y de los
continuos cierres de empresa. En ese marco, dadas sus fuertes estructuras,
Manufacturas CIMA sigue expandiéndose. En septiembre de ese mismo
año, Manuel Coronil, con su sinceridad y valentia que siempre le caracteriza,
denuncia en el ABC y en otros medios, conceptos tan importantes como los
siguientes.
“La falta de iniciativa empresarial en Ubrique y de la competencia desleal de la
economía sumergida”
“Hay que imponer una igualdad de condiciones de mercado dentro de la
legalidad social y fiscal, en el que prevalezca el sentido de la calidad sobre
otros criterios para evitar el desarrollo de la economía sumergida, que
es sinónimo de calidad deficiente y competencia desleal, Ubrique no se
recuperará, a pesar de las ayudas de las instituciones, hasta que no vuelvan
abrir las empresas que cerraron y con ellas se impongan una autentica
economía de mercado sin trabas”
“Hay que valorar más la imaginación, fabricar cosas nuevas a un mercado
amplio y, desde luego, no sonrojarse por tener beneficios, cuando es la
4
principal razón de ser de una empresa”
“Los sindicatos hoy son más razonables, como demuestra la negociación
positiva de los dos últimos convenios”
“Hay que crear riqueza, pero esto no se termina de entender, sin riqueza no
habrá empleo”
En ese mismo ano de 1986, D. Manuel Coronil Merino consigue que la
casa Christian Dior suscriba un convenio con la marca de denominación
de origen “Ubrique”. Dicho convenio es suscrito por el Alcalde de Ubrique,
Christian Dior, CIMA y la marca Ubrique. Los objetivos de este convenio son
eliminar la proliferación de copias e imitaciones, el desarrollo de un centro
de moda en la Comunidad Autónoma Andaluza el cual repercutiera en el
lanzamiento de la nueva imagen de Ubrique y con el único fin de conseguir un
beneficio para el pueblo de Ubrique. La etiqueta CHRISTIAN DIOR.UBRIQUE,
adaptada en el convenio fue muy beneficiosa para la localidad, siendo ésta
una de las grandes acciones que consiguió Manuel Coronil en el ámbito
internacional.
Los años 1987, 1988 y 1989, consolida los 250 empleos centrando su actividad
fundamental en fortalecer la cuota de mercado y la mejora de calidad.
En los tres años citados anteriormente, fueron muchas las ofertas de
compañías multinacionales que quisieron adquirir la empresa, todas ellas
fueron rechazadas.
Debido a su intensa actividad, siempre dedicada a su empresa y a
sus trabajadores, y el haber comenzado a muy temprana edad esta
responsabilidad, le produjo a principios del año 1990 graves problemas
cardiacos que intentaba ocultar en entorno.
En abril de 1990, recibe el testimonio de los trabajadores, una carta pergamino
que dice textualmete:
“Este comité de empresa, en nombre de todos los trabajadores de
MANUFACTURAS CIMA, S.L. y en el suyo propio, quieren rendirle un
homenaje a la excelente labor empresarial en esta empresa, de la que todos
nos sentimos orgullosos y a la gran labor social realizada desde la misma y
desde la patronal”
En mayo de este mismo año, recibe homenaje popular de la ASOCIACION
DE PADRES DE ALUMNOS, ASOCIACIÓN DE VECINOS, SINDICATO
DE COMISIONES OBRERAS Y SINDICATO DE UNIÓN GENERAL DE
TRABAJADORES.
“HOMENAJE A LOS VALORES HUMANO” de D. Manuel Coronil Merino
“EN RECONOCIMIENTO A SU LOABLE LABOR COMO EMPRESARIO Y
COMO CONTINUADOR, MODERNIZADOR Y AMPLIADOR DE LA EMPRESA
MANUFACTURAS CIMA, S.L.”
Durante 1990, D.Manuel Coronil Merino sufré una angina de pecho. Poco
después, recibe una oferta de adquisición de Manufacuras CIMA, S.L. por parte
de la multinacional inglesa Harstone Group Plc. Debe ponerse de manifiesto
que la compañía multinacional inglesa contacta a D. Manuel Coronil Merino a
través de la administración de la Marca y denominación de Artículos de Piel
de Ubrique, S.A. Varios son los motivos por los que D. Manuel Coronil Merino
5
se decide a aceptar la oferta citada. Su delicada salud, la corta edad de sus
hijos, el temor a su salud impidiera el desarrollo de Manufacturas CIMA, el
mantenimiento de los puestos de trabajo, le fuerzan a decidirse a transmitir la
empresa a la sociedad indicada. La venta se materializa el 30 de noviembre de
1990.
La empresa Harstone Group Plc. se ve inmersa en una gran crisis económica,
que le lleva a hacer una mala gestión de Manufacturas CIMA, que llevo
a su cierre. Todo ello después de más de 60 años de existencia, tras su
constitución por D. Manuel Coronil Aragón y su continuación, expansión e
internacionalización por parte de D. Manuel Coronil Merino.
El cierre de la fábrica produce en Manuel Coronil una profunda depresión
nerviosa que agrava aún su quebrada salud, necesitando de una operación de
Angioplastia Coronaria para mejorar su cardiopatía isquémica severa.
Depués de un largo proceso de recuperación parcial. Su hija mayor Victoria
del Carmen Coronil Jonsson termina su titulación en Empresariales y acomete
junto a su padre y antiguos colaboradores la puesta en marcha de una nueva
empresa, que pueda devolver al sector puestos de trabajo que tanto necesita.
Es así, como inicia en la propia casa del empresario la nueva andadura con 15
trabajadores. En corto plazo de tiempo se recuperan antiguos trabajadores y
clientes.
El Real Decreto 1941/1999 de 17 de diciembre de 1999, El Consejo de
Ministros, en atención a los méritos que en él concurren, a propuesta del
Ministro de Trabajo y Asuntos Sociales, le concede la Medalla de Oro al Mérito
en el Trabajo. B.O.E. nº.302, pagina 44591. Refrendado por S.M. El Rey Don
Juan Carlos I.
En marzo de 1999, Don Manuel Coronil Merino tiene que ser sometido a una
nueva intervención coronaria, debido al empeoramiento de la cardiopatía
isquemica severa que padece, lo cual hizo no viable la continuación de la
nueva empresa MCM, S.L., la cual fue traspasada a a otro empresario del
sector con el exclusivo objetivo de la continuidad de los puestos de trabajos.
En otro orden de hechos relevantes, tenemos que hacer mención al
nombramiento en Diciembre de 1990 por El Gobierno de la Republica de
Islandia de Cónsul de la R. de Islandia en Sevilla, con jurisdicción en Andalucia.
El referido nombramiento fue autorizado por S.M. Juan Carlos I Rey de
España, mediante EXEQUATUR firmado el 4 de diciembre de 1990, por el
Excmo. Sr. Ministro de Asuntos Exteriores Don Francisco Fernández Ordóñez.
Cargo que sigue desempeñando hasta la fecha. Durante el perido 2002 a 2004
desempeñó el cargo de Presidente Decano del Cuerpo Consular en Sevilla.
Por otra parte, el 3 de febrero de 2007, Ingresó como Caballero de Gracia
Magistral de la Soberana Orden de Malta. Fundada en 1048. La Orden
de Malta es una de las más antiguas orden religiosa católica, La misión
fundamental de asistencia a los enfermos y necesitados. La Orden de Malta
atiende su misión hospitalaria con hospitales, centros médicos, programas
sanitarios y comedores sociales en todo el mundo. En Sevilla se ha abierto
uno de estos Comedores, en Noviembre de 2011 que lleva por nombre San
Juan de Acre y se dan 250 comidas diarias. Además la atención de niños
disminuidos síquicos y sensoriales en el Hospital de San Juan de Dios.

sábado, 21 de julio de 2012


CUADROS CON HISTORIA



REMEDIO ORELLANA AVELINO

Es mi esposa desde no se cuántos años (1973), por ser de familia muy numerosa, trabajó desde muy pequeña y tenía claro que quería ser costurera de señoras, pero en la casa había más necesidad de costurera masculina, por tanto estuvo un tiempo como aprendiza en la sastrería de su primo Bartolo Orellana, pero aquello no era lo suyo.

Se colocó con Añón y Gonzálo para aprender a la máquina, que era aprender a echar nudos y de vez en cuando la ponían a coser cosas sencillas.
De allí a otra empresa Fernández y Orellana donde ya estuvo más tiempo en la máquina de coser y aquello sí le gustó.

Luego en el “Vaticano”, que fue donde nos conocimos, estuvo un tiempo ayudándonos a Joaquín García y a mi en la mesa. También era la ayuda del embalaje, coser y ponía unos remaches de adornos en los platos formando rombos.

Le ofrecieron más sueldo (25%) en la empresa de Diego Chacón Pizano y se fue. Allí completó conocimientos y habilidades en el trabajo de mesa y costura, porque al ser una pequeña empresa no había trabajo suficiente de costura.

Cambia de nuevo la empresa de los Hermanos Piñero allí también en la máquina y en la mesa hasta que nos casamos.

Quiso dedicarse a la casa y a los hijos y entonces me ayudaba en lo que podía, hubo momentos que encontró trabajo fuera de casa y estuvo haciéndolo casi siempre a tiempo parcial. Y cuando no tenía otra cosa me ayudaba a mi trabajo, por supuesto sin asegurar ni otros derechos.
Después con su hermano Paco y su aparcero Sebastian aprendió a hacer bolsos y a coser este nuevo trabajo, cosa que hizo hasta que desaparecieron como empresa.

En esa época era muy difícil que una mujer se colocara en una empresa y mucho más raro es que la aseguraran, con lo cual nos encontramos una legión de señoras que han trabajado toda la vida y no tienen derecho a pensión, salvo algunas “afortunadas” u otras que trabajando en la misma empresa del marido, unas veces estaba la una asegurada y otro tiempo el otro. Para llegar a tener ella el mínimo exigible para cobrar pensión.

Remedio ha sido la Costurera de la Cartera Récord Guinness.


CUADROS CON HISTORIA



MANOLO ORTIZ MORALES


Un primer recuerdo de Manolo lo tengo porque cuando niño hubo un grupo de jóvenes que decidieron probar fortuna en Brasil. Él era uno del grupo.

Luego trabajando en el “Vaticano” estaba allí su hermana Maribel, nos contó que su hermano quería venirse para España, porque el cruceiro, moneda brasileña, se había devaluado enormemente.
Tiempo después lo conocí jugando al fútbol con los Aspirantes, grupo de amigos que crearon un equipo muy conjuntado y exitoso, desde varios puntos de vista. Sobret todo
de manera muy brillante, como grupo humano, que aun perdura hoy.

Cuando el Club (Asociación Juvenil Católica) creó el Primer Concurso de Trabajos en Piel, presentó Manolo una tabaquera que le dio el primer premio, aunque hubo otros muchos muy buenos.

En el segundo ya rizó el rizo, con un estuche en forma de pirámide, coronado por una esfinge con cuerpo de león y en las cuatro esquina de la base, tenía unas pequeñas columnas, que se unían a la pirámide con una pequeña cadena de eslabones, hechos en piel de imposible confección por su diminuto tamaño. Otra vez el primer premio, merecidamente.
He visto poco de sus trabajos comerciales, pero a nivel artístico, junto a José Benítez Ríos, son los dos trabajadores más artisticamente completos, que he conocido en el mundo de la piel.
Me enteré por donde podían estar los trabajos premiados y le estuve dando la lata al famliar irresponsable,  que los recogió del Club  y nunca los entregó a su dueño.

Me sentía comprometido en su recuperación porque me consultaron qué hacer con esos trabajos, una vez cerrado dicha asociación, y dije que lo mejor era dar cada cosa a quien lo confeccionó. Por lógica los autores serían los más  intersados en conservarlos. De todos los premios solo quedaban estos, los demás habian desaparecido, las directivas que no lo "sudaron" se ve que no les interesaba mucho el tema.

Después de muchos dimes y diretes se consiguió que entregaran (tabaquera) la que decían estaba desaparecida, en cambio el que estaba localizado (cofre), aun no ha aparecido. Cosas de familia.

Esta serpiente cobra esta hecha por él, enroscada en un palo que se utiliza a forma de báculo, otro prodigio de bien hacer.

martes, 26 de junio de 2012


La jefa del Museo




CUADROS CON HISTORIA

MARIBEL LOBATO FUENTES

Maribel es un caso aparte, no ha tenido nada que ver con el sector de la piel. Pasó de tener una guardería infantil a trabajar con una empresa de cosméticos y productos de higiene personal, llegando a ser responsable de zona, en buena cantidad de pueblos que eran de su red comercial.
Por aquello de que las mujeres se quedan embarazadas, la despidieron. Ella que tiene alma de artista, se dedicó a hacer mantelerías y juegos de cama, de artesanía.
A la vez fue rescatando piezas antiguas de piel, normalmente de la basura, y otros objetos correspondientes a este sector. Fue pidiendo a gente que tiene cosas guardadas, al principio no encontraba mucha colaboración, por desconfianza, por ser recuerdos familiares, por no entender lo que quería hacer.

Montó cinco exposiciones en años sucesivos, en torno al Día del Petaquero, a iniciativa de ella, no solo en Ubrique, también hizo una en El Palillero de Cádiz, esta porque vinieron a buscarla, quedó gratamente asombrada del buen trato y las disposición de la Alcaldesa y su equipo, llevando el interés de nuestro trabajo e historia más allá de Las Cumbres.

Cuando terminaba la exposición en el Convento, con tantas piezas y objetos, era muy laborioso y costoso tener que llevárselo, pidió que le dejaran un espacio para almacenarlo en una habitación de las vacías del Convento. Se lo concedieron. En el 2008 Javier Cabeza, siendo alcalde, le propone hacerle un contrato para una exposición permanente.

Después de tanta incomprensión de algunos sobre sus pretensiones, comenzaron a llevar cosas para la colección, llegando a tener un buen número de cosas que no puede exponer por falta de espacio.

Es el único Museo de la Piel, dedicado a nuestra industria y por el pasan un buen número de visitantes, desde colegios, institutos, universitarios de España y el extranjero, profesores, congresistas del sector, y alumnos y profesores de escuelas de diseño. Entre 10.000 a 12.000 personas lo visitan por año.
El Museo recientemente le han enviado para exponer la Cartera más GRande del Mundo (record Guinness).
Maribel retomó los homenajes a trabajadores y empresarios de la piel, que organizamos en la década de los 80, con parte del dinero que quedó cuando se cerró la USO.
Ha montado obras de teatro para niños, adultos y la compañía Paso a Paso.
Fue monitora de la naturaleza, organizando ciclos de salidas de senderismo educativo, por distinta zonas de nuestros parques naturales.
También promueve una semana de actos culturales en el convento. Hace un tiempo le comenté para hacer allí una exposición de pinturas y desde entonces son numerosas las que se han celebrado, incluyendo los concursos municipales.

lunes, 18 de junio de 2012



 PACO SOLANO









CUADROS CON HISTORIA



Lo conocí en el mundo de la pintura, de los que tienen cualidades pero le falta afición o más bien dedicación.

De lo poco que he visto suyo me ha gustado. En un concurso que ganó el segundo premio local, por detrás de él quedaron licenciados en Bellas Artes.

En el 2011 fui jurado del Concurso de Pintura Local, estuve en el convento días antes y vi que tenía un buen cuadro, de una factura fresca y con mucho desparpajo, que me impresionó.

Luego llegaron otros que gustaron más a la mayoría del jurado, pero el suyo seguía gustándome.

Ha trabajado en el mundo de la piel, lo veía a veces con una furgoneta y no se que trabajo desempeñó, fue otra victima de la crisis.

Y cuando está parado coincide que Maribel está montando una exposición o nuevos elementos en el convento y lo envían allí y lo contratan.

sábado, 16 de junio de 2012

Juan Manuel Román García



CUADROS CON HISTORIA





JUAN MANUEL ROMÁN GARCÍA



A Juan Manuel lo conozco desde muy jovenzuelo, era compañero de instituto de mi hermano pequeño y nos dábamos bromas.
De más mayor continuó el taller de grabados que tenía su suegro, que ha ido adaptándose a los nuevos tiempos y nuevas tecnologías.
La última vez que estuve en su taller me enseñó una máquina de hacer troqueles para el grabado, era enorme y estaba haciendo una cosa grande y muy difícil de hacer a mano.

Me estuvo enseñando todas las posibilidades que tenía para hacer virguerías y la verdad que quedé gratamente sorprendido de los niveles alcanzados en los trabajos humanos.
Y ahí continúa con su taller de grabados y confección de troqueles, tanto para grabar como para cortar.
También es un destacado miembro de la Peña Sevillista, acompañando a este equipo a partidos internacionales históricos, en su trayectoria más reciente.

Hubo un tiempo en que estudiando para sacar el Graduado Escolar,nos dijeron que tendríamos una actuación de un grupo nuevo, de jóvenes que habían formado una chirigota.
Allí en primera fila y en el centro estaba Juan Manuel, era todo un espectáculo, el grupo y Juan Manuel, no quedaba detrás, parecía que había hecho aquello toda la vida. Esta Chirigota duró unos años y tuvo tipos y letras muy populares.

Me gusta de él la formalidad en lo que hace, lo ordenado y que es de los que cumplen con lo que dicen.

miércoles, 13 de junio de 2012

Juan José Morales





CUADROS CON HISTORIA



JUAN JOSE MORALES

Juan José lo conozco porque cortaba en su taller para una subcontrata que estuve un tiempo como modelista.

Procede de Zahara de la Sierra, de una de las familias que vinieron a Ubrique huyendo del campo y sus penurias, en tiempos que Ubrique se vivía mejor, gracias a que había trabajo en cantidades enormes y durante muchos años. Eso sí, aquí no regalaban el dinero había que sudarlo, o lo que es igual jornadas de trece horas, a veces quince, también los sábados y para el domingo te llevabas algo a casa.
No es que se ganara tanto, es no tener ni tiempo para gastarlo y además la vida era bastante cara.

Esta etapa coincidió cuando el dictador prescindió de los falangistas para el gobierno metiendo a los del Opus Dei, que eran técnocratas más preparados y abiertos a un mundo distinto. Esto desembocó en una larga etapa de prosperidad donde nuestra industria floreció a base de grandes esfuerzos de todo un pueblo.
Este fenómeno atrajo a muchas familias de los pueblos de los alrededores, todos agrícolas y sumidos en su escasez de trabajo, y dependientes de los precios del Estado y de los salarios de miseria además del tiempo meteorológico.
Hubo un momento en que la población de Ubrique, el 45% era de procedencia foránea.

De este forma viene aquí Juan José con su familia aprendió a cortar y luego se estableció como autónomo del corte.
Que es otra característica más reciente de nuestra industria. La proliferación de especialidades, con autónomos que hacen trabajos para empresas más grandes, esto comenzó prácticamente con el “Flexol”. (Piel rectificadas y muy gruesas que tuvieron durante algunos años mucho éxito, por su precio y sus colores) es cuando los primeros rebajes, compraron una máquina de dividir el Flexol, que por ser muy caras pocas empresas se lo podían permitir.
Paco Rodríguez fue uno de los primeros y fueron varios más los que hicieron esto y alrededor se fueron acoplando otros servicios como plancha, bruñidora, pintado y enlujado, costura, troqueles, grabados, serigrafiádo, diseño y patronaje, etc. hasta desembocar en un buen número de autónomos con diversidad de servicios a empresas

Juan José sigue con su taller de corte.

martes, 12 de junio de 2012

ISABEL ROMERO



CUADROS CON HISTORIA







ISABEL ROMERO

Isabel y su esposo Miguel Cintado Durán los conozco desde principio de los 70, Isabel vivía con sus padres en el barrio donde nos construimos la casa, además ellos también se compraron un piso, con lo cual viene de lejos nuestra proximidad.

A Miguel que siempre ha trabajado en la piel, primero por cuenta ajena y después en aparcería con otro, luego solo y después como vendedor además de fabricante, pero él trabaja para sí mismo, al menos la última vez que hablamos de esto, teniendo el un stand en la Feria del Caballo, en Los Barrios, Cádiz.
Así que Miguel fabrica y vende en ferias de toda España. Me habló por ejemplo: de Navarra, Zafra y Salamanca, en cualquier feria que tenga espacio para exponer sus trabajos

Isabel se dedica a su casa, ya con los hijos hoy ya casados, hubo un tiempo, no se si ahora también, se dedicaba a la venta en la tienda que tenía en Los Callejones.

La última vez que estuve en Ubrique, habían cambiado de lugar, dentro de las misma avenida, allí estaba una joven, no se si circunstancialmente o es que se dedica a otra cosa, o estaba con Miguel en alguna feria, que a veces le acompaña.

No me extrañaría que esta pareja de emprendedores, estuvieran además en otra historia nueva.